¿Vivir con ellos o sin ellos?
¿Que es esto?:

"No hay cura para el nacimiento y la muerte, excepto disfrutar del intervalo" ********************** 21 años, nerviosa, obsesiva, independiente, sincera, insegura, un poco neuras, inestable... esa soy yo :-) Y esto que te cuento es mi nueva vida sola en el estranjero.


domingo, octubre 24, 2004

 
Dos carreras (= de culo todo el puto día).

Un trabajillo precario.

Un piso ruinoso.

Muchos amigos.

Muchísima fiesta.

Momentos de bajón.

Que he cambiado. Y ya no me identifico con este blog.

Mil besazos (y abrazos) a todos.



Ah, y por si a alguien le interesa, muuuy de cuando en cuando me podrá leer aquí.



lo dijo Ayleen at 1:03 p. m.

martes, septiembre 21, 2004

 
I Love my city

Ayer lunes. 12 de la noche. Conversación a 5 por el Msn. Qué hacemos, yo no quiero estar en casa, no tengo sueño, qué hacemos. 10 minutos después me pasan a buscar el coche. Mi madre flipa, pobre mujer: "Pero Ayleen, ¿hoy también? ¡Pero si es lunes!".
Nos sentamos en un parque a beber lo poco que quedaba de la semana pasada pensando qué coño hacemos. Porque claro, tu vives en Madrid o Barcelona y tienes fiesta todos los días de la semana si quieres, pero aquí, un día como ayer, a las 3 ya no tienes donde ir. Así que empezamos a deliberar y a jugar con mi cámara digital, una cosa llevó a la otra y entonces surgió el plan. Una misión: conseguir fotos encaramados a los edificios, estatuas o símbolos más míticos de mi ciudad. Así que con el coche para arriba y para abajo, unos cuantos chupitos en los sitios que quedaban abiertos y buena música conseguimos unas 80 fotos increíbles. Por las estatuas, las fuentes, los árboles... y cuando se nos acabó todo eso, atacamos a las cabinas, paradas de autobús, semáforos y similares. Incluso tenemos una foto en una ambulancia con el ambulanciero al volante, el pobrecito se quedó flipando con el asalto que le metimos Lil y yo en medio de la noche, pero al final ¡hasta nos pidió los teléfonos!
Lo mejor fue cuando llegamos a una fuente enorme, a nosotras dos nos faltó tiempo para descalzarnos y arremangarnos los pantalones para tirnarnos dentro y alcanzar la montañita del centro. El problema fue que cuando nos tiramos, el agua cubris más de lo previsto y nos llegaba hasta la cintura. Así estábamos cuando llegaron los Mossos que a ver que hacíamos, pero les dijimos que solo era una fotito y nos dijeron que vale. Se ve que toda la ciudad estaba de buen humor ayer.
Ahora creo que haremos un fotolog o algo con todo eso, porque de verdad vale la pena. Y al mismo tiempo, fue una amnera maravillosa de despedirme de mi ciudad y de mis amigos porque hoy me toca irme al pisito y emepzar a mentalizarme de que la semana que viene empiezo la uni otra vez. Pero bueno, mientras por allí también tengo algo con lo que distraerme...


lo dijo Ayleen at 1:43 p. m.

viernes, septiembre 17, 2004

 
Oh-oh. A veces piensas que no te podrás superar, que ya no quedan más tonterías y locuras por hacer en una noche, que no existe ni siquiera tiempo material, pero lo de ayer me demostró que no. Que siempre se puede ir más allá. Fueron como mil noches distintas, como por fases, así, pegaditas luego. En realidad empezó igual que siempre, botellón en un césped, pero no sé porque, todo era un poquito diferente. Lil iba embaladísima, y como siempre me lo pega, a los tres cubatas ya empezamos a cantar canciones y a hacer el tonto. Vamos de bares, conocemos a un conocido de un conocido (esta ciudad a veces parece una gran família) que nos invita a beber y a algo más, y ya la tenemos liada. Ansiedades y bailar, bailar, bailar. Pero para que una noche tenga de todo, ¿que falta? Pues sí, el chico. Es que yo ya lo tenía fichado, porque es monísimo, y en mi ciudad esos son una especie en peligro de extinción. Total, que cuando estamos fuera decidiendo a donde vamos, se me acerca, y yo súper emocionada.
- Hola Ayleen.
Mierda, esto no tenía que ser así. ¿Me conoce?
- Mmmm... ¿quién eres?
- No te acuerdas, ¿verdad?. Eres un desastre, siempre que te encuentro vas igual. Soy tal, nos enrollamos en Navidades.

Joder. Qué bochorno. ¿Por qué la cago siempre tanto? Pero tiene razón, es lo bueno de tener un blog. En fin, que él se lo tomó a broma y decidimos que me llevaba al otro sitio donde se iban mis amigos, aunque él no iba a entrar. Todo esto ya me tendría que haber hecho sospechar, pero en esos momentos, pues que quieres que te diga, ni siquiera pensaba. Hablamos mucho, nos dimos besitos, la verdad es que es un encanto de chico. Pero yo no estaba por el asunto. Que me imagaba a mis amigos dentro y me quería ir con ellos. ¿Por qué? ¿Por qué si tengo al chico que me gusta delante, que me está diciendo cosas súper bonitas, qué se comería piedras si yo se lo pidiese, lo único que se me ocurre decir es: "Que si, que yo también estoy muy bien contigo pero prefiero irme a hacer el cabra dentro"? ¿De donde coño viene esta falta de apetito sexual? Lo comenté con Javi y me dijo que era un problema de grupo, que todos estábamos igual. Pues vaya gracia.

Luego ya me quedé un poco tocadita, porque no dejaba de pensar en él y en lo mala que había sido. Cerraron las carpas, y fuimos cerrando todos los (pocos) sitios de la ciudad. Pero ni con esas nos íbamos a dormir, que no quería acabar una noche tan fantástica, me daba como pena. Acabamos en el mismo césped donde habíamos empezado, viendo como los buenos ciudadanos iban a trabajar y los niños al colegio. Vaya pinta punkis. Menos mal que el mundo no depende de nosotros, porque si no, dejaba de girar y se caía.


lo dijo Ayleen at 1:12 p. m.

jueves, septiembre 16, 2004

 
Ay, ay, que malita estoy. Y solo de pensar en ayer aun me pongo peor. Me fui de casa a las tres de la tarde. "Me voy a tomar un café con Alan". Llegué a las seis de la madrugada con una borrachera y una fiesta comparable a cualquier sábado.

¿Qué hice tantas horas? La verdad es que ni yo me acuerdo de todo... El cabra por la ciudad, como siempre, pero lo peor es que ahora ya no soy la más escandalosa, la más loca y penosa. No. Tachán... Me ha salido una compañera de gamberradas perfecta, que a parte de ser del sexo femenino (¡por fin tengo una amiga!), no tiene miedo ni vergüenza de hacer locuras conmigo. Los que ahora están doblemente avergonzados son los chicos, claro, porque hay que cuidar a dos.
Cenamos mordiscos de coca de recapte, fuet y licor de frambuesa (una mezcla asquerosa, lo sé), corrimos, nos tiramos, jugamos y nos ensuciamos mucho en un parque. Ahora recuerdo que acabé escalando una noria que había dentro de un pequeño estanque. Joder.
Luego llamaron el resto que estaban en un bar. Fuimos allí pero a mi esto de encerrarme y estarme sentada y quietecita cuando ya he bebido me sienta fatal, así que estuve un par de horas en plan zombie de las que no recuerdo mucho. Hablé con Irene y creo que quedé fatal, pero es que tampoco lo puedo asegurar. Después de muchas cervezas y mucho porros (algún dia nos van a echar de allí) nos fuimos, pero entonces la gente se dispersó, y yo y la otra chalada raptamos - literalmente - y forzamos a un pobre chico que estaba por la calle y al que no había visto en mi vida para que nos llevara al otro sitio. No sé como nos hizo caso, pero le debimos gustar, porque al final acabamos todo el grupo en su local de ensayo sentados, cantando con la guitarra, bebiendo más y comiendo el fuet que nos había sobrado y que yo llevaba en el bolso.
Ahora que me viene la imagen a la cabeza... queda todo un poco cumbayá, ¿verdad?


lo dijo Ayleen at 1:46 p. m.

miércoles, septiembre 15, 2004

 
Necesito un remedio urgente para esta incontinencia verbal que se me desata en los momentos más inesperados. Especialmente en los etílicos. En serio, que empieza a ser un problema. Hablo y hablo y acabo diciendo las tonterías más impresionantes, pero lo peor es que normalmente me perjudican a mi misma. Y al día siguiente, o no me acuerdo, o cuando me empiezan a venir los flashes de la noche anterior, me paso horas dándome cabezazos contra la pared por haber sido tan estúpida. Pero Ayleen, contrólate, ¿de verdad no te importa lo que la gente va a pensar de ti? Porque claro, cuando esto lo hago en mi ciudad, aun tiene un pase. Siempre tengo a Raul a mi lado para sacarme las castañas del fuego, y además, creo que por los sitios donde nos movemos todo el mundo va tan ciego que lo que yo diga no adquiere la más mínima relevancia. Pero aquí no, que yo creo que en este pueblo me van a acabar vetando la entrada. En el fondo, tengo la esperanza de que se queden con eso de "Pobrecita, es que es corta y no da para más" o - más probable - "Es que la niña tiene las conexiones neuronales escoñadas y ha salido así de desequilibrada". Pero hay que superarlo. Aprender a salir como las chicas normales, precupándome la gente que me rodea y qué aspecto tengo, especialmente a altas horas de la noche. No, Ayleen, no basta en asegurarte de que todo está bien caundo sales de casa. Que si, que en casa muy mona, pero a las seis de la mañana y borracha como una cuba ya sabes lo que pasa... Empiezas a hacer el mono y se te sale un pecho fuera, y eso no queda nada bien. Otro apunte: empezar a llevar sujetador, que ya vuelve el frío.
¿Por qué no paro de referirme a mi misma como si fuera otra persona? Eso es que carezco de una figura autoritaria y me las tengo que apañar yo sola doblándome. Mi madre pasa absolutamente de mi y según me dijo ayer Javi "Es que a ti tampoco se te da muy bien el papel de hija". Otro día os lo cuento.

Y si, el finde tranquilito no lo ha sido tanto, porque estoy emepzando a asumir que soy una vicisoa y ya lo dice el refrán: Dios los cría y ellos se juntan.


lo dijo Ayleen at 10:49 a. m.

sábado, septiembre 11, 2004

 
Ayer a las 4 de la tarde me encontraba en la estación de autobuses de mi ciudad esperando un autobús que me iba a llevar hacia un fin de semana de fiesta mayor, alcohol y drogas rodeada de tods mis amigos. Ellos se habían ido un día antes, pero yo no había podido y habíamos quedado en reunirnos allí arriba. Pero de repente vi otro autobus, con un destino completamente diferente. Cogerlo significaba pasarme el finde sola - o con espontáneos desconocidos -, vida más o menos sana y tranquilidad, pero en un lugar en el que me apetecía mucho, muchísimo más. Así que se me giró la bola, y me metí en este último. Es que... ¿sabéis que? Empiezo a estar un poco harta del estilo de vida que llevamos aquí, parece que compitamos para ver quién se autodestruye más en una noche, a ver quién puede llegar más lejos, a ver quién se muere antes. Y no digo que a mi no me guste este juego, soy la primera a la que atraen las cosas prohibidas, pero a veces noto que este papel de yegua desbocada me aburre, me limita... sé que soy algo más. No sé si me explico. Ah, y que también me apetecería llegar a los 40.

Así que aquí estoy, pasando la Diada solita y pensando mucho, muchísimo. Pero en cosas que hasta ahora no me habían preocupado. Esaba en una terraza tomándome una caña y delante tenía un matrimonio joven con una niña de unos tres años. La madre morenísima, rubísima y pijísima. Él tampoco estaba mal. Me he mpezado a emparanoiar. Porque claro, cuando tu te casas, tienes que seguir pareciéndole sexy a tu marido, ¿no? Y eso que, ¿toda la vida? ¿Pro no te cansas? Pero no solo me refiero al hecho de tener que estar perfecta todo el día, sino a él, ¿no te cansas de él? Entonces me he dado cuenta que llevo unos 4 años sin poder aguantar a alguien más de una semana, ¿como voy a ser capaz de estar con alguien toda mi vida? No sé si ha sido porque la cerveza me había subido y empezaba a extrapolar las cosas, pero después del ataque de pánico me ha venido tal asco ante la vida que representa que me espera, que sin querer he empezado a arrugar la nariz hasta conseguir la mueca de fastidio más fea que os podaís imaginar. Entonces he vuelto a este mundo y me he dado cuenta de que el matrimonio llevaba rato observando como yo les miraba a punto de vomitar. En fin, he pagado y me he largado. Haciendo amigos, como siempre.
Solo he llegado a una conclusión: yo no quiero eso.

Per cert... avui és 11 de Setembre! Feliç Diada catalanets i catalanetes, i recordeu: Tornarem a lluitar, tornarem a patir, tornarem a vèncer! Visca Catalunya Lliure!!

Y para quien no lo sepa, hoy, a parte del tercer aniversario del 11-S, es el día en que los catalanes celebramos como en 1713 nos invadieron los ejércitos castellanos y franceses, y como, con esta ocupación, empezó la opresión imperialista hacía nuestro pueblo de la que todavía no nos hemos librado.
Y ahora la gran pregunta: ¿Por qué coño celebramos una derrota?


lo dijo Ayleen at 3:29 p. m.

sábado, agosto 21, 2004

 
Todo lo bueno se acaba y mis mini vacaciones de punki trotamundos tambien, of course. Que pesada estoy con esto de meter palabras en ingles, se que da mucha rabia y encima queda hortera, pero es que estoy rodeada, no es mi culpa.
He vuelto a mi trabajo de granjera-ninyera-arreglalotodo en la casa, solo llevo tres dias y ya estoy harta. Esta noche pasada se me han cagado los dos perros en diferentes habitaciones de la casa, uno de ellos encima de una alfombra que para mi que vale muchos miles de euros. A los gatos creo que no les gusto mucho y cada vez que me toca darles de comer voy acojonada para que no me salten todos encima a la vez (en serio, creo que si unen sus fuerzas podrian acabar conmigo). En cambio, los patos estan locos por mi y cuando les voy a tirar en pienso se dedican a perseguirme. Y lo de los caballos mejor lo dejo para otro dia...

Pero, sin duda, lo mejor son los ninyos. En teoria son dos, pero no se como se mutiplican y acabo teniendo una guarderia entera en casa. Y como segun ellos es imposible que yo tenga mas de doce anyos (joder, parezco cria pero no tanto), no me respetan y se pasan mi autoridad por el forro. Pero no os perdais la pregunta de ayer:
- Ayleen, y si de verdad tienes 21 anyos... cuando tu eras pequenya existia la television en color?
- Noooo, que va, en los ochenta aun no se habia inventado ni la tele.

Verdad? ;-)


 

Powered By Blogger TM